Programa de Feria 2018

Pincha en la imagen para ver todo el programa

 

Durante varios meses he intentado que se me diera permiso para fotografiar las obras de rehabilitación del recinto ferial desde el interior del mismo, creo que es interesante para esta web dedicada por completo a nuestra feria, tener constancia gráfica, con la mayor cantidad de detalles, de dichas obras, sobre todo, por ver como se construía hace más de 200 años. Ante la negativa de varias personas y alguna de ellas con no muy buenas formas, desistí y las fotos que he subido a la red, todas han sido tomadas desde el exterior.

Siempre me quedará la duda, del porqué de esta negativa. Esta actitud me trae a la memoria una frase francesa de finales del XVIII del despotismo ilustrado, "Tout pour le peuple, rien par le peuple, Todo para el pueblo, pero sin el pueblo.

Pincha en las imágenes, o en este enlace para ver más

Pero vayamos ya con las obras...

 

HISTORIA DEL EDIFICIO DEL RECINTO FERIAL

Las obras planteadas tienen como misión la correcta conservación y devolución de los valores perdidos al inmueble, ya que el Recinto Ferial ha sufrido diversas reformas y ampliaciones hasta llegar a su actual configuración, cuyo origen se encuentra en el proyecto de Josef Ximenez, que data de 1783 y continuado posteriormente por Antonio Cuesta, donde se adopta una imagen y tipología características de un doble recinto circular concéntrico al que se accede a través de un paseo longitudinal.

Con el paso de los años, el Recinto fue modificado en varias ocasiones, produciéndose, entre otras, la sustitución de los apoyos de madera del círculo central por los pilares metálicos que han llegado a nuestros días, y que fueron incorporados a finales de siglo XIX, o la inclusión del quiosco central a principios del siglo XX, sin duda, la obra más importante tuvo lugar en el año 1944, cuando, siguiendo el proyecto de los arquitectos Ortiz y Carrilero, se proyectó un nuevo anillo perimetral.

Con esta actuación se doblaba también el anillo que hasta ese momento era el exterior y se eliminaba el llamado “Rabo de la Sartén” existente entonces para sustituirlo por un nuevo paseo, que recogería dos nuevos pabellones independientes del resto de las estructuras, pero manteniendo, en cualquier caso, la misma imagen de la que se dota al conjunto.

Aunque el Recinto ha experimentado otras obras pequeñas de mantenimiento, la última de gran envergadura que se recuerda es la acaecida en el año 1974, cuando se produjo la renovación de la Puerta de Hierros, realizada por el arquitecto Manuel Carrilero. Esta es la imagen de la Feria que hoy conocemos y que seguirá manteniéndose en el tiempo, con arreglos, pero con la magia de siempre.

 

OBRAS DE REHABILITACIÓN DEL RECINTO FERIAL, 1ª FASE (2017-2018)

Los trabajos, empezaron dos semanas después de terminar la pasada Feria de Albacete de 2017, que se recogen en el programa de rehabilitación del patrimonio arquitectónico español dentro del 1,5% cultural que licita el Ministerio de Fomento, y continuarán de nuevo tras la Feria 2018, restando solo la remodelación del círculo interior de Los Ejidos para completar la obra proyectada.

La primera fase, está prácticamente finalizada, y destaca el trabajo de rehabilitación de sus cubiertas que han sufrido una rehabilitación general, sustituyendo los elementos estructurales dañados o deteriorados, y a la vez conservando la imagen actual con las soluciones originales. Por ejemplo, en el caso de la estructura de cimbras (armazón que sostiene un arco u otra estructura durante su construcción) y correas de madera, señalar que se han reparado o sustituido los elementos dañados y el cañizo sobre el que apoyan las tejas por un tablero aglomerado hidrófugo e ignífugo, sobre el que se ha vuelto a disponer la misma teja existente. Esta rehabilitación se ha llevado a cabo en este inmueble de más de 22.000 m2 construidos y que fue declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de monumento, el 16 de enero de 2001.

En el interior de las cubiertas, y debajo de la estructura de madera, se ha establecido un falso techo de placas de cartón yeso que garantiza la resistencia al fuego exigida, se han incorporado conductos de chimeneas para evacuación de humos, registros y otros necesarios para el desarrollo de las actividades de una forma homogénea, todas con la misma tipología y de forma armonizada. También han sido saneados los muros, que en general presentaban humedades.

Con esta primera rehabilitación se pretende conseguir un correcto mantenimiento estructural del Recinto, así como recuperar espacios arquitectónicos perdidos durante este tiempo, eliminando además todos aquellos elementos que condicionen su uso como pueden ser mostradores de obra, tabiquería, pinturas o solados dispares.

En esta primera fase se ha fijado el pavimento al mismo nivel, se ha colocado un ascensor para la Capilla de la Virgen y la sala de autoridades, y otro en el salón de subastas.

La demolición del interior de las zonas de los aseos para reconstruirlos con nuevas instalaciones de agua y saneamiento, dotando a este espacio de nuevos acabados y carpintería; a lo que habría que añadirle la instalación de un cableado de fibra óptica, eliminando así todo el cableado antiguo de instalaciones de telefonía.

Basado en la fuente de "El digital de Albacete"

 

Cartel 2018

 

Historia 2018

La ciudad

Una vez más me encuentro sentada ante un folio en blanco con la intención de comentar algún acontecimiento, destacable o novedoso, que haya ocurrido en la ciudad durante el transcurso del último año. Poco puedo aportar, salvo el desánimo que siento ante una ciudad dormida y estancada.

Las quejas en las recurrentes “redes sociales” indican, con mejor o peor propósito lo que puedo exponer, pues es lo que muchos ciudadanos ven y sienten en su ambiente. Quejas por la suciedad de calles y jardines. Contenedores de basura sin recoger a su tiempo. Quejas por plagas de insectos y otros animalitos poco saludables. Quejas del pequeño comercio que poco a poco va desapareciendo de las vías principales dejando locales vacíos. Quejas por las obras de las calles qué, pudiendo favorecer a todos, lo que más nos tememos es una reducción de amplitud para transitar por ellas. Las fuentes sin agua en plazas y jardines y éstos últimos sin cuidados en sus parterres de césped y flores. Para qué seguir. Me da mucha pena volver, después de visitar otras ciudades, y haber visto como cuidan en otros sitios sus entornos.

Nos quejamos de que no vienen visitantes y no es de extrañar. No hay una política turística que permita descubrir, a quien nos visita, las pocas pero bonitas cosas que la ciudad tiene; museos, rincones, edificios, parques, biografías de hombres importantes, historia, gastronomía, economía, etc. Poca información asequible y manejable que llegue a todos y nula accesibilidad en algunos lugares. No se puede visitar el  interior de edificios que albergan salones y arte, que son muy destacables junto con su historia,  porque no hay voluntad de hacerlo posible.

El saber, sobre lo expuesto en el párrafo anterior, es conocido por personas vinculadas a instituciones que se dedican a ello, pero para el ciudadano común es desconocido porque no hay nadie que ponga interés en explicarlo y en cómo hacerlo, para que llegue a un número mayor de albaceteños y foráneos. Hay ganas de saber, de conocer nuestra historia. Hay que ver el éxito de participantes que tienen los  paseos por distintos recorridos de la ciudad promovidos por la agrupación “Amigos de la historia de Albacete” y que explica Mikel Barriola, así como, el curso breve ofertado por la UP sobre el mismo tema e impartido por la misma persona, donde se da a conocer y pone en valor la  historia, monumentos, edificios, hijos ilustres, etc., de nuestra capital. Iniciativas así son necesarias pero deberían involucrarse organismos dedicados a ello (Oficina de turismo  y guías turísticos).

Parece que en Albacete no hay nada que ver, ni hacer, salvo ir de bares (las engorrosas despedidas de fin de semana) y los diez días de feria qué, dándole la importancia que tiene para la ciudad, por sí solo, este acontecimiento anual no puede bastar para hacer que toda la vida de la capital, y durante todo un año, gire en torno a él. ¿Es que nadie de los políticos que nos gobiernan desde las diferentes  instituciones no visitan otras ciudades y pueden ver o comparar con la nuestra, aciertos y desaciertos, e intentar dar un impulso a la localidad en cosas que solo consistirían en hacerla más acogedora y amable, con calles limpias, espacios verdes acondicionados, sin basuras, esculturas sin pintadas, mobiliario donde puedas sentarte en un parque sin mancharte y restaurado ante actos vandálicos, un buen control en el número de animalitos que nos invaden, como las palomas en muchas zonas, y actuaciones que deriven en generar puestos de trabajo atrayendo tejido empresarial facilitando su implantación, para qué nuestros jóvenes no tengan que marcharse a otras ciudades?

Por supuesto que los ciudadanos contribuimos, en bastantes ocasiones, en el deterioro y escaso mantenimiento del entorno, hace falta más educación, para eso están las normas y la legislación oportuna, para qué se penalice al que se las salte y actúe de forma incívica, como esté estipulado, pero hay que hacerlas cumplir.

De corazón, les deseo un feliz Feria, un próximo año lleno de buenas expectativas, esperando las festivas fechas venideras con  incipiente ilusión y esperanzada en qué las insuficiencias expuestas se solucionen durante el nuevo curso a punto de reanudarse.

 

La Feria

El día 7 de septiembre Albacete abre su feria. En días previos, la elección de las parejas de manchegos y manchegas que representaran a los ciudadanos, la emisión de los pregones de Feria, actividades deportivas y el reparto de los programas festivos, supone la puesta en marcha del acontecimiento que se iniciará el día indicado.

La Cabalgata es el primer paso y servirá para el traslado de la Imagen de la Virgen de los Llanos, Patrona de nuestra ciudad, a su Capilla del Recinto Ferial. Acompañada de albaceteños/as ataviados con el traje regional, las carrozas y los espectadores que llenan las aceras de todo el trayecto transmiten la alegría por el comienzo de la Feria. Tras la interpretación, en la Plaza de Gabriel Lodares,  del “Himno a la Santísima Virgen de los Llanos”, se inicia el recorrido desde la Avenida de España, pasando por las calles Tesifonte Gallego, Marqués de Molins, Plaza del Altozano, Martínez Villena, San Julián, Feria, Paseo de la Feria y Recinto Ferial, donde, en su explanada, se llevará a cabo la Apertura Oficial de la Puerta de Hierros por el Excmo. Sr. Alcalde, quedando la Feria inaugurada.

Conozcamos unas pinceladas sobre la historia del nombre de las calles del recorrido y de los personajes que lo propiciaron, u otros motivos de su denominación hoy vigente.

Avenida de España. Nombre actual pero que a lo largo de su existencia ha recibido varias denominaciones. Fue conocido como “Paseo de la Confianza” a principios del siglo XX, Avda. Del Bachiller Sabuco al inaugurarse el magnífico edificio del Instituto Bachiller Sabuco en 1931. En la década de los sesenta, recibió el de Avda. de Rodríguez Acosta, y desde la instauración democrática lleva el de Avda. de España.

Continuamos el recorrido en la Plaza de Gabriel Lodares que también ha tenido algún cambio en su denominación. Su primer nombre fue de Plaza de Canalejas en honor del político asesinado. Posteriormente recibió el nombre actual en reconocimiento al personaje. D. Gabriel Lodares Lossa nació en (Tébar), Cuenca y falleció en Albacete.  Político y alcalde de la ciudad en dos periodos diferentes. Impulsó la construcción de dos importantes edificios de la ciudad, el Pasaje Lodares y el Gran Hotel de Albacete.  Durante su segundo mandato, en 1905, la ciudad logró el suministro de agua potable.  Diputado en Cortes en 1914 y senador del Reino en 1918. Por todo ello fue nombrado Hijo Adoptivo de Albacete.

La cabalgata continúa su discurrir por Tesifonte Gallego y Marqués de Molins para desembocar en El Altozano. D. Tesifonte Gallego, fue una ilustre personalidad que se preocupó por la ciudad desde los altos cargos institucionales del Ministerio de Agricultura que ocupó a principios del siglo XX, por lo que, en agradecimiento, se le dio su nombre a esta vía cuando se abrió para facilitar el tránsito desde el centro al parque. El Marqués de Molins, Mariano Roca de Togores y Carrasco, I Marqués de Molins y Vizconde de Rocamora (Albacete, 17 de agosto de 1812 – Lequeitio, Vizcaya, 4 de septiembre de 1889). Hijo del conde de Pinohermoso y de la condesa de Villaleal.  Desde su juventud se dedicó a la política accediendo a cargos muy relevantes. Fue diputado, senador, ministro, embajador y escritor.  El Ayuntamiento quiso honrar la memoria de Don Mariano en 1903, acordó que la calle del Val General, desde el Altozano hasta la calle Mayor, pasase a llamarse en lo sucesivo Marqués de Molins.

Pasada la calle Marqués de Molins la comitiva se abre en la amplitud de la Plaza del Altozano para enfilar por las calles Martínez Villena, San Julián, calle de la Feria y el Paseo del mismo nombre, el trayecto que conduce hasta el recinto ferial. Pero antes podemos seguir conociendo más historia de estas calles.

Altozano. Plaza importante de la villa y que en su devenir ha recibido varios nombres: Arrabal, Altozano, Progreso, General Espartero, Gabriel Lodares, Francisco Ascaso y Caudillo. En ella hay que destacar el Museo Municipal (Antiguo Ayuntamiento) de inicios del siglo XX, el edificio Banco de España, proyecto de Romualdo de Madariaga de 1935, los jardines con el antiguo refugio, el homenaje a los cuchilleros con la escultura alusiva a ellos, el Gran Hotel, edificio de 1917, etc.

Reanudamos el desfile. Podemos mirar el entorno, apreciarlo y continuar el recorrido por la calle de Martínez Villena hacia la plaza de la catedral donde el pórtico neoclásico del templo, el Ayuntamiento de la capital y el Museo de la Cuchillería, instalado en un edificio de estilo ecléctico de principios del siglo XX obra de Daniel Rubio, nos vuelven a sorprender.

Martínez Villena. Francisco Manuel Martínez Villena. (Albacete, 1871 – Valencia, 1949). Arquitecto municipal en Cuenca y Albacete. Realizó y proyectó numerosas obras siendo el autor de la remodelación del Antiguo Ayuntamiento de la ciudad, promotor del Plan General de Alineación Urbana entre 1907 y 1911 y del proyecto de alcantarillado de la ciudad. El Consistorio lo distinguió con el título de hijo predilecto de la ciudad y le concedió su nombre a la calle donde había nacido, en 1917.

San Julián. Recibe este nombre la calle que discurre entre la plaza de la catedral y el comienzo de la calle de la Feria. El motivo de la denominación a este Santo se debe a que en el lugar donde se erige en la actualidad el nuevo Ayuntamiento estuvo el antiguo Hospital de la ciudad que llevaba por nombre el de San Julián y Santa Basilisa.

Dejamos atrás el edificio del Archivo Histórico Provincial y continuamos con el recorrido de la cabalgata por la calle de la Feria hasta adentrarnos en el paseo.

Calle de la Feria y Paseo de la Feria, Aunque popularmente se distinguen, calle y paseo, oficialmente sólo figura como una vía. El nombre hace referencia al acontecimiento máximo exponente de las celebraciones albaceteñas. La arteria ha sido testigo de numerosos hechos que han ido configurando el acontecer albaceteño a través del tiempo. La calle se ensancha, la fuente de la noria nos abre el camino buscando el paseo y la finalización del recorrido de la comitiva. Pero antes de llegar al término de nuestra andadura podemos ver “Los Jardinillos”, con su estanque romántico, y la Plaza de Toros centenaria.

Termina el recorrido. La Virgen y acompañantes han llegado a la explanada del recinto ferial.  El edificio espera su apertura y los albaceteños también, pues durante el año se han llevado a cabo obras de remodelación en diversas partes del mismo y quieren ver los resultados. Pocas personas han podido apreciar lo que se estaba realizando en el interior, de ahí el interés por conocer los resultados.

El alcalde abre la Puerta de Hierros y comienza la Feria. Felices días a todos los albaceteños, visitantes, y como cada año, un recuerdo para nuestra patrona La Virgen de los Llanos.

Medidas del programa: 23,4 X 16